Ian Stevenson, bioquímico, doctor en medicina y profesor universitario de psiquiatría canadiense, estudió más de 3 mil casos de niños que parecían recordar vidas pasadas. Uno de los más emblemáticos fue el de las gemelas Pollock.

El día 5 de mayo de 1957, amaneció con un espléndido sol en Whitley-Bay, Reino Unido, a orillas del Mar del Norte. Como todos los domingos, las familias del lugar se dirigían presurosas a la iglesia, para celebrar la misa. Las dos pequeñas hijas de la familia Pollock, Joanna y Jacqueline, de 11 y 6 años respectivamente, se adelantaron a sus padres para asegurarse un lugar.

Cuando dieron vuelta a una esquina, un vehículo las atropelló, matándolas instantáneamente. Sus cuerpos resultaron prácticamente destrozados, como el corazón de sus padres al recibir la trágica noticia. Ignoraban aún que el destino aguardaba por uno de los casos más extraños de los que se haya tenido noticias.

Tras más de un año, desde el fatídico domingo, los Pollock fueron nuevamente padres, en esta ocasión, de dos gemelas, Gillian y Jennifer, nacidas el 4 de octubre de 1958. Cuando apenas habían cumplido 3 años, las pequeñas comenzaron a hablar y entonces sus padres notaron que algo extraño sucedía. Increíblemente, ellas eran capaces de recordar eventos pasados de la vida de sus hermanas fallecidas en 1957.

Mira la historia completa en este episodio de La Séptima Dimensión

Comentarios
COMPARTIR