Thomas Shannon es un diplomático estadounidense que se desempeñó de forma interina como secretario de Estado de los Estados Unidos entre el 20 de enero y el 1 de febrero de 2017, en espera de la aprobación del Senado del nominado por el presidente Donald Trump, Rex Tillerson.

También fue subsecretario de Estado para Asuntos Políticos en el Departamento de Estado de los Estados Unidos desde el 12 de febrero de 2016 y subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental entre 2005 y 2009.

Sin dudas, es el referente de Latinoamérica dentro del Departamento de Estado y conoce de cerca la crisis que atraviesa Venezuela, así como otros temas de interés de la región.

En una entrevista con el periódico español El País, Shannon afirmó que “la paciencia de la región con Venezuela tiene un límite“. ¿Cuál es el siguiente paso de los EEUU?, le consultó el diario luego de concretarse las sanciones contra funcionarios chavistas.

El funcionario respondió: “Habrá que esperar a ver qué pasa con las elecciones regionales. Nuestra política y nuestras sanciones tratan de forzar un acuerdo. Dicho metafóricamente: cuando uno está fundiendo acero, necesita mucho calor en el crisol. Pero al final del día son los venezolanos quienes tienen que encontrar una solución. Fue el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero quien dijo que el problema de Venezuela es de convivencia. Y el mismo presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, afirmó una vez que los venezolanos son los que deben decidir si quieren reconciliarse o pelear“.

Respecto a la opción militar planteada por Donald Trump, Shannon contestó: “El presidente mantuvo una serie de reuniones y llamadas telefónicas con todos los líderes del hemisferio y estos le comunicaron la importancia de la no intervención. Pero lo que el presidente está expresando es que la paciencia de la región tiene un límite. No se trata de una amenaza, sino de decir que Venezuela es un país demasiado importante para dejarlo a la deriva por años“.

Mire, el pueblo venezolano ha mostrado una resiliencia y una fuerza para superar la adversidad impresionantes, y eso ha permitido al país atravesar momentos de escasez que hubieran causado explosiones en otros lugares. Pero sería un error pensar que la paciencia y capacidad del pueblo venezolano representan la apatía. No es así. Es un país que requiere de una solución a su crisis política“, resaltó.

En cuanto a si hay peligro de golpe interno por parte de los militares, el funcionario comentó: “Desde 1958, las fuerzas armadas venezolanas no se han metido en política doméstica. Y es muy importante que, con todos los problemas que les aquejan, incluidas las acusaciones de corrupción, mantengan una posición institucional y constitucional“.

Comentarios
COMPARTIR