El sonambulismo es el trastorno del sueño en el que las personas desarrollan actividades motoras durante una de las fases del sueño, afecta en torno al 19% de la población, y es más frecuente en niños y adolescentes.

Para muchos, encontrarse a un miembro de la familia en un episodio puede ser incómodo, pero hay algunos consejos que seguir, prescritos por el NHS, el sistema público de salud de Reino Unido.

En primer lugar, hay que asegurarse de que el sonámbulo esté en un lugar seguro, es decir, que no se puedan producir caídas desde alturas (que no haya ventanas abiertas, por ejemplo) o escaleras y que no se pueda herir con algún objeto.

Lo siguiente que hay que hacer es guiarlo cuidadosamente de vuelta a la cama. A veces, se puede incluso despertar con suavidad a la persona, lo que puede evitar otro episodio.

Lo que hay que evitar es gritar o asustar a la persona. El motivo no responde al mito de que el paciente puede sufrir un ataque cardíaco, sino que al ser despertado bruscamente, el sonámbulo puede responder atacando y hacer daño al otro o así mismo.

Comentarios
COMPARTIR