Un hombre de 73 años de edad, se ha convertido en noticia recientemente, por conducir su automóvil en un estanque lleno de Coca-Cola. El hombre realizó el curioso experimento para ver si el refresco puede eliminar el óxido de los objetos de metal.

El septuagenario, que se negó a ser identificado, pasó dos días excavando y llenando el pozo con la “famosa bebida”. Alineó la fosa con láminas de plástico y entonces vertió 6000 botellas de Coca-Cola en ella. Al final, condujo su coche rojo en la piscina para eliminar el óxido de ella.

Desafortunadamente, el hombre condujo con mucha velocidad y terminó estrellando la parte delantera del vehículo. Aunque el experimento fue un fracaso en el intento de eliminar el oxido, el proceso fue muy divertido.


Video

Comentarios
COMPARTIR