quickies2

¿Qué son los rapiditos? ¿Son dañinos para el matrimonio o la relación de pareja? ¿Solamente los hombres los disfrutan o también son divertidos para las mujeres? Existen cientos de preguntas y mitos sobre los rapiditos.  El aspecto más importante es que deben ser divertidos y/o eróticos y permitir a quien lo practique experimentar al menos una descarga física –si no se logra la emocional o espiritual- como puede suceder durante una sesión más prolongada de hacer el amor.

¿Tienes 5 minutos?

Los rapiditos (en inglés quickies) pueden durar entre 5 y 20 minutos.  Pueden ser hechos parados, contra una pared, sobre una mesa o escritorio, en la ducha, en la cama… donde más te plazca.

Sí, los dos, hombres y mujeres pueden disfrutar y beneficiarse de tener rapiditos al menos una o  dos veces a la semana.  Pero recuerda que es importante usar lubricación artificial para los rapiditos, ya que la mayoría de las mujeres no alcanzarán suficiente lubricación lo que las llevará a sentir incomodidad y por lo tanto que les desagrade involucrarse en un rapidito en el futuro.

El rapidito permite que los dos, hombres y mujeres, experimenten una descarga física de tensión y estrés y refuerza la necesidad y el deseo de intimidad física y sexual.  Incluso, tener rapiditos aumentará el deseo de tu pareja por involucrarse en sesiones más prolongadas en el futuro.

Aunque los publicistas y la sociedad han pensado que las mujeres odian los rapiditos –como si sólo una “chica mala” pudiera hacer tal cosa- las mujeres necesitan darse cuenta y aprovechar los beneficios de los rapiditos.

Los rapiditos crean el deseo en el hombre de hacer tiempo para tener una sesión más romántica de sexo contigo porque ven tus necesidad cumplidas y quieren complacer más a la mujer estableciendo un escenario ganador para ambos.  Además, muchos hombres al igual que algunas mujeres, piensan que sexo es sinónimo de amor.

Puedo casi garantizar que si tú tienes al menos un rapidito a la semana, serás más feliz, estarás más relajada, disminuirás tu nivel de estrés y comenzarás a encontrar tiempo para disfrutar aquella hora larga –toda la larga noche- de sesiones de amor durante los 30 días.

Los rapiditos, de hecho, pueden ayudar a que tu relación crezca más fuerte y más íntima. Aunque te advierto que utilizar los rapiditos como tu fuente única o primaria de intimidad sexual puede provocar justo el efecto opuesto.  Una buena regla es: por cada tres rapiditos tener un “larguito” (es decir, una sesión larga y romántica con tu pareja).

Algunas veces en las relaciones nos olvidamos que debemos comprometernos y el sexo es parte de eso.  Si no te gustan los rapiditos, entonces no los practiques.  Pero si no estás seguro, averígualo.  A veces es muy divertido ser una “mala chica“.

Comentarios
COMPARTIR